3 pasos para evaluar tu espacio de trabajo

Un adulto promedio pasa hasta el 60% de su día sentado

  Este pequeño blog te invita a evaluar el espacio en el que trabajás o estudiás usualmente acorde con medidas de higiene postural. ¡Evitemos repercusiones y problemas crónicos a largo plazo!

Primer paso: evaluar tu espacio de trabajo

  Tomate unos minutos y evaluá todo tu espacio de trabajo: silla, escritorio, altura de la computadora. Ahora, pensá en cómo te hace sentir ese espacio al realizar tus actividades: ¿cómodo?, ¿te genera alguna molestia?, ¿te sentís bastante bien?

  ¡Así es! Ese malestar de espalda o de cuello puede agravarse con el tiempo 😥Y no solo afecta la productividad de lo que se está haciendo, pueden generar desgaste en la columna, afectar el equilibrio y aumentar el riesgo de caídas, entre otras, como menciona Murga (2021) en su estudio de higiene postural.

Segundo paso: ser consciente

Es importante que tomés pausas activas durante la jornada laboral, ojalá cada 2 o 3 horas de continuo trabajo. Esto te permitirá darle un respiro a tu cuerpo al estar en una misma postura prolongadamente, y además: SER MÁS PRODUCTIVO y SENTIRTE MEJOR 🙌🏻😆

Tercer paso: tomar una decisión

  Ahora sí, ya evaluaste tu espacio y sos más consciente de la necesidad de pausas activas.


  ¿No tenés una silla ergonómica adecuada? Para saber si cumple con los requisitos según estudios de higiene postural, observá las siguientes características necesarias:

👉La altura de la silla y respaldo ajustables.
👉Superficie del asiento ancha para permitir movimientos.
👉Asiento ligeramente inclinado hacia delante (2 a 5 grados).
👉Asiento giratorio y móvil sobre ruedas.
👉Base con 5 puntos de apoyo.
👉Relleno del asiento y del respaldo alrededor de 2,5 cm. (Fonseca, 2016)

  Te contamos que en Basic Seats cumplimos con todos y tenemos gran variedad de productos según tus necesidades 😃

  Esperamos que estos 3 sencillos pasos permitan evaluar tu espacio de trabajo, ¡y que tomés acción desde ya!